domingo, 29 de septiembre de 2013

Metro Parisino, todo un microcosmos.




Hace ya un mes que finalmente he llegado a París; pero antes de profundizar en todas las cosas que esta hermosa ciudad ofrece, me gustaría tomarme unos minutos para hablar de la columna vertebral que sostiene este lugar y que también ha resultado ser uno de mis lugares favoritos de París. El Metro.


No, esto no es un nuevo club de moda o una de esas extrañas marcas,no, yo hablo del sistema colectivo de transporte público que da vida a la ciudad. Es precisamente el metro el que mantiene el ritmo y permite una de la ciudades más espectaculares del mundo pueda continuar moviéndose día a día. Y como últimamente he estado viajando mucho en el metro, sin importar el mal tiempo o a donde tenga que ir, he descubierto dos cosas, el metro es uno de los lugares más emocionantes de París y mi pass Navigo[1] se ha convertido en mi mejor aliado. Porque aceptémoslo, sin él  y con los precios del transporte en París[2], tarde o temprano terminaría a la quiebra.




Desde que la primera línea del metro de París se inauguró en julio de 1900. El metro de París (RATP) ha crecido hasta que hoy en día, con más de un siglo de antigüedad, es el tercer metro más grande de Europa. En el se transportan más de 5 millones de pasajeros al día, tiene trenes que no necesitan de conductor y cuenta con 16 líneas, identificadas con colores y los números del 1 al 14, dos líneas menores llamadas 3bis y 7bis; que se complementan además con la amplia red de ferrocarril suburbano del Réseau Express Régional (RER). Dando en total más de 380 estaciones (sin contar las estaciones fantasmas), cada una diferente a la anterior con estilo y decoración diverso y muy único a su manera.  


Siendo el hogar de muchos músicos, por lo que cada vez que se abren las puertas del vagón, se alcanzan a escuchar las voces de violines y saxofones llenando el aire (que definitivamente no contiene uno de los olores más agradables). También se pueden encontrar pequeños locales donde están al alcance la fruta de la temporada y me generan una sonrisa al pasar y ver manzanas, sandías y uvas esperando que ya sea un hombre de negocios después del trabajo o una viejita con su típico carrito de mercado llegue por ellas y las lleve consigo a casa. 




Otra cosa que hace interesante al metro, no es únicamente lo practico que es para movilizarme por la ciudad y llegar más rápido que como lo haría en bus. No, el metro es una fuente interminable de entretenimiento gracias a la diversidad de gente y actividad que puede encontrarse en él. Es básicamente un ecosistema en donde con la música de “La Vie en Rose” de fondo, todo tipo de personajes, razas estilos, estereotipos y prototipos del todo el mundo se concentran bajo el suelo de la ciudad. Y simplemente observar a la gente de los pies a la cabeza, sin que la misma se de cuenta obviamente, permite que con una rápida mirada se pueda intuir a donde van o de donde vienen, qué hacen como trabajo, si están casados y tal vez imaginar cómo es su vida.

Sin embargo, como cualquier otro tipo de sistema de transporte, el metro de Paris tiene sus desventajas. Las cuales sin duda, dependen del área de París en la que te encuentres, desde pasajeros locos hablando con ellos mismos, extraños paranoicos,  viejos excéntricos de mirada incomoda y hasta aquellos amantes de la propiedad ajena que llegan a crear cierta paranoia en lo que respecta al bolso, carteras y teléfonos celulares


Y  si todo este recuento no fuera suficientemente interesante, para finalizar solo me queda comentar sobre eventos inesperados para muchos y esperados por otros tantos donde jóvenes de todo tipo se dan cita para una buena dosis de diversión. Quisiera ahora comentarles brevemente sobre el Apero Metro Party que muchos han visto en mi muro de Facebook y del que me han preguntado. Bien, pues se trata simplemente de un estilo muy particular de fiesta que reúne a la gente fuera de la estación del metro, a la espera de la señal que indique es hora de abordar el próximo tren. El chiste básicamente es correr dentro del vagón en cuanto las puertas se abren, llevando bocinas y botellas de vino o latas de cerveza.


La música se enciende y es entonces que comienza la fiesta. De pie sobre las sillas se recomienda tener cuidado, porque cuando el tren pasa por las curvas o se detiene, es un hecho que debes estar preparado para aceptar que caerás un par de veces. Si eres alto, mejor no hacer movimientos de baile se requieran brincar o moverse "hacia arriba ", de lo contrario se deben atener al riesgo de le golpearse la cabeza. Pero quizá la parte más interesante es como en estos eventos se terminan mezclando los jóvenes con aquellos inocentes pasajeros que deciden no huir apenas tienen la oportunidad y se unen a la fiesta, sin importar su edad o si residen en la ciudad o son simples turistas que no están muy seguros de lo que está pasando.


Así que en resumen, no importa que tipo de persona seas, la hora del día o la zona en la que te muevas. El metro es sin duda el cordón umbilical que te mantiene vivo y en marcha en esta maravillosa ciudad que es Paris.




[1] El Pass Navigo es el abono de transporte más utilizado por los habitantes de París y es la forma más barata de desplazarse por la ciudad para largas estancias. Pero se debe seleccionar y pagar por las zonas en las que se espera desplazarse dentro de la ciudad. 
Los medios de transporte que aceptan el Passe Navigo son: metro, bus, RER, tren, tranvía, Montmartrobus, Noctilien y el fonicular de Montmartre.
Hasta enero de 2009 existía la Carte Orange, una tarjeta que, con la misma función, ha sido sustituida por el nuevo pase. Las diferencias son que el Passe Navigo es electrónico y es válido durante 10 años.
[2] Los billetes de transporte público de París son emitidos por el RATP (la autoridad del transporte de la ciudad) y sirven para hacer viajes en el Metro, RER ( que es una fusión entre metro y tren que viaja hasta los alrededores de la ciudad a donde el metro no llega), los autobuses públicos y  los tranvías.
Con billete básico, llamado Ticket t+ que cuesta 1.70€ puedes hacer un viaje por vez y transportarte a casi cualquier destino dentro de París usando el metro, RER, el funicular de Montmartre y los autobuses que circulan por la ciudad.

Para aquellos que viajan más, existe la posibilidad de comprar un carnet de 10 Ticket t+ por 12.50€. El Ticket Mobilis (6.60€) que te permite viajar ilimitadamente por un día o el Ticket Paris Visite (10.55€) que puedes utilizarlo por 5 días consecutivos. Ahora, en el caso de que decidas comprar tickets directamente en los autobuses, no solo podrás usarlo únicamente en el bus, sino que éste te costará un poco más caro (1.90€) que comprarlo en las taquillas o en las maquinas en cada estación. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario