jueves, 14 de febrero de 2013

ÎLE DE BEAUTÉ - Córcega




En las últimas semanas he hecho dos descubrimientos: 

- El primero es que definitivamente odio volar, lo cual es una pena porque siempre me ha interesado saber que se siente volar como Peter Pan (aunque estoy segura que no es tan feo como en una avioneta)

-Y el segundo es que, resulta que no soy tan amiga del frío como pensaba, aunque eso no significa que ya me hiciera amiga del calor.

Viajamos en dos avionetas, justo al lado de nosotros puede verse la otra.



Ambas ideas fueron constatadas en mi viaje a Córcega, una isla que forma parte del territorio francés y está situada al sur de la costa Azul y al norte de Cardeña, casi enfrentito de la Toscana. La isla se conoce por ser poseedora de un territorio boscoso y montañoso, en donde el verde predomina más que en las demás islas a la redonda, además de que en ella predominan impresionantes  acantilados rocosos, desde los cuales pueden apreciarse asombrosas vistas de un mar que va desde el azul profundo hasta el azul turquesa.
La fama de esta isla viene desde la época de los griegos cuando la nombraron Kallisté, que significa la más sublime. Los italianos aún recuerdan con dolor cuando era parte de Génova antes de venderla a Francia, quien la ha renombrado como Île de Beauté (La Isla de la Belleza).

Es en esta isla, que se vio nacer a Napoleón  Bonaparte en el año de 1769, justo en el centro de su capital Ajaccio. Y en donde aún pueden encontrarse calles y edificios que mantienen firme la memoria del emperador en todos los visitantes. Además claro, de que ha tenido su participación como tema en los diversos debates nacionalistas e  incluso ha sido retratada y caricaturizada en los famosos cómics de Astérix.


Otra cosa que vale la pena comentar, es que aunque Córcega es un centro turístico de gran afluencia, en el que una buena cantidad de aerolíneas arriban diariamente a los diversos aeropuertos de la isla. Cuando uno está ahí, no se podrán encontrar ni cadenas hoteleras, ni grandes restaurantes, como tampoco enormes edificios en las primeras líneas del mar. No hay siquiera el típico McDonald´s que ya se ha probado es mucho mejor acá que en México o E.U.A y que tanto gusta a los franceses. 


Al respecto parece existir una controversia en la que para unos, este hecho puede verse como un atraso y para otros es un sueño de independencia. En el que el turismo en masa podría acabar con el nacionalismo y con la identidad muy particular de la zona. Así que mientras los habitantes llegan a un acuerdo, Córcega apuesta por un turismo moderado y con un interés en el ambiente natural, en el que se pueda disfrutarse de paseos por playas de blanca arena, al tiempo que tendrá que cederse el paso a pequeños rebaños de cerdos que cruzan la carretera. 


De la capital Ajaccio, lo que puedo decir es que se localiza en un golfo que da la cara al mar. Cuenta con muchas playas céntricas cuyo acceso es fácil, de aspecto sencillo y sin el caos habitual de muchas otras, tanto que al parecer muchos alumnos toman clases ahí. 


A unos kilómetros al sur, se pueden alcanzar a ver las Islas Sanguinarias. Las cuales fueron nombradas así porque según dicen en cierta época durante el verano, "por allí el sol más que ponerse, se desmaya y mientras, se va desangrando."  Que es lo mismo que decir que en cierto periodo, cuando el sol se oculta, las islas se  observan con un extraño resplandor rojo. 



Algo más que merece la pena resaltar y que descubrí de primera mano, es que Córcega también es un lugar rico en tradiciones, y donde diversas culturas se mezclan para crear una variedad única de elementos que solo pueden encontrarse en esta isla y que no pueden ser exportados.                                            Lo principal sin duda es el idioma, si bien es cierto que el idioma oficial es el francés, se reconoce el Corso como el idioma regional histórico. Esta lengua es un conjunto de dialectos toscanos y romances que aún enseñan de manera opcional en la escuelas primarias
Por otro lado está la gastronomía, que ocupa uno de los primerisimos lugares en el orden de interés.
Es aquí que entra la charcutería Corsa, como el Prisuttu (jamón curado), Frigatellu (salchicha de hígado), Lonzu (filete seco), Coppa (solomillo seco) o Salame (Salami o Salchichón) se les reconoce entre mil. 


Mientras que el Brocciu Corse o Brocciu, es el queso elaborado a base de leche de oveja o de cabra, y su peso llega a variar desde unos 200gr. hasta los 3 kilos. Al parecer puede comerse en estado fresco lo cual lo hace cremoso y blanco o se puede dejar madurar para tomarse curado, que es cuando el queso se ve cubierto por una pasta gruesa con una fina capa de color blanco. Normalmente la gente lo come como postre, pero también puede formar parte de diversas recetas de cocina. 


El Dato Curioso: 


Le Chandeleur

Aquel al que le salió el muñeco en la rosca de reyes, tendría que haber invitado los tamales el pasado 3 de Febrero. ¿Pero alguien se acuerda realmente de que va esta celebración?. 

Sí lo sé, muchos solo saben que habrá tamales y eso es más que suficiente. Otros pocos seguro si recordarán que se trata una de las tradiciones más antiguas del cristianismo, en la que se conmemora el día de la presentación de Jesus en el templo.Pero también se puede recordar que en la antigüedad era una fiesta romana en honor al dios Pan. En ese entonces los romanos recorrían las calles llevando antorchas encendidas, además de que se decía debían de comer por ese día pequeños panqueques hechos a base de trigo. Con la idea de que el resto del año no obtuvieran una cosecha de mala calidad. Es así que en Francia también se celebra el día de la Candelaria (Le Chandeleur), solo que en vez de tamales, los franceses comen Crepas, que bien pueden ser dulces o saladas. Sí, esos pequeños panqueques de trigo derivaron a lo que hoy se conoce como la crepa que todos conocemos.

Aunque hay que decir que tampoco hay mucha gente que recuerde el porque de esta tradición, y mucho menos que la lleve acabo de manera completa. Porque además de comer crepas, se derivó el mito de lanzar al aire la primera crepa que se prepara, antes de cocerla del otro lado. Esto se hace al mismo tiempo que se pide un deseo y se guarda en la mano izquierda una moneda de oro.Los campesinos en el pasado, adaptaron está idea de manera peculiar. Pues en vez de sostener la moneda, la metian dentro de la primera crepa que elaboraban, la cual era llevada por toda la casa seguida por la familia entera, hasta que la depositaban dentro de un armario. Ya que una vez que el año hubiera pasado, la moneda debía sacarse y regalarse a la primer persona pobre que pasara por la casa, logrando de esta manera que el dinero estuviera asegurado todo el año. 





No hay comentarios:

Publicar un comentario